Alta probabilidad de una “Niña” durante octubre eleva la preocupación para la campaña agrícola

54

La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) alerta sobre las posibilidades de un evento climático “Niña” para octubre del 2024, con un marcado 77% de probabilidad según análisis de organismos internacionales. El consultor Alfredo Elorriaga destacó la intensidad del enfriamiento que podría asociarse con este fenómeno, con potenciales repercusiones en la disponibilidad de lluvias, lo cual genera preocupación de cara a la próxima campaña agrícola 2024/25.

El informe de la entidad santafesina resalta que, aunque exista una recuperación de los cultivos tras nuevas tormentas, persiste la incertidumbre sobre los daños ocasionados por olas de calor pasadas y la falta de agua proyectada para el próximo ciclo de granos gruesos.

Los datos actualizados a principios de marzo muestran un cambio significativo en las probabilidades de ocurrencia del fenómeno “Niña”, con un 77% frente a un 20% de neutralidad, en comparación con un 52% contra 28% tres meses atrás. La proyección de la anomalía de temperatura en la superficie del mar indica un enfriamiento continuo, con una tendencia hacia una “Niña de intensidad fuerte”.

La comparación histórica revela que el nivel de enfriamiento proyectado es excepcional, con valores equiparables a periodos anteriores marcados por fenómenos similares. Este escenario plantea desafíos significativos para el sector agrícola y requiere una atención cuidadosa por parte de los actores involucrados.

A pesar de la certeza en las proyecciones sobre el fenómeno “Niña”, se destaca la influencia de otros factores, como la actividad del Atlántico y la humedad proveniente del Amazonas, así como efectos regionales que pueden modular los patrones de lluvia en Argentina. Por lo tanto, se enfatiza que la presencia de un evento “Niña” no garantiza automáticamente una sequía en el país.

Los expertos advierten sobre la importancia de seguir de cerca la evolución de los indicadores climáticos y considerar la dinámica de los forzantes extra Pacífico, que pueden tener un impacto significativo en los patrones de precipitación. Aunque se espera un debilitamiento gradual del evento “Niño” en el Pacífico, su transición hacia la neutralidad plantea incertidumbres adicionales para el futuro climático.

En este articulo