Informe revela que el campo enfrenta un aumento del 234% en los fertilizantes y 163% en maquinaria agrícola

117

Un análisis exhaustivo reveló que la inflación, que afecta a todos los ciudadanos argentinos, golpea con particular dureza al sector agropecuario. Los productores se ven afectados por el encarecimiento de insumos clave, especialmente fertilizantes y maquinaria agrícola, que aumentaron hasta un 234% y 163%, respectivamente en el último año.

Esta disparidad en el incremento de precios complica la ecuación económica de los productores, quienes enfrentan la difícil tarea de mantener la rentabilidad en un contexto inflacionario desafiante.

El informe, elaborado por los economistas Juan Manuel Garzón y Franco Artusso del Instituto de Estudios (IERAL) de la Fundación Mediterránea, pone de relieve la situación crítica de los cereales, con el trigo y el maíz, que perdieron significativamente poder de compra. Estos granos clave experimentaron aumentos del 98% y 104%, respectivamente, en el último año. Aunque la soja presenta un escenario ligeramente más favorable con un aumento del 136%, no escapa a la tendencia general de encarecimiento.

En este panorama, los productores agropecuarios se ven enfrentados a la difícil tarea de equilibrar sus costos de producción con los precios fluctuantes de los granos.

La inflación golpea con particular dureza al sector agropecuario

La llamada “inflación campo” impacta de manera significativa en la ecuación productiva, siendo los fertilizantes los principales responsables de esta aceleración de precios, con un aumento del 234% en los últimos 12 meses, más del doble que el incremento de los granos y otros insumos agropecuarios, destacó el informe de la Fundación Mediterránea.

Los investigadores señalaron que esta marcada subida no parece tener justificación en factores externos, ya que los precios internacionales están por debajo del año pasado. Atribuyeron este fenómeno a restricciones internas, la falta de disponibilidad de dólares oficiales y la necesidad de las empresas de recurrir a mercados libres para obtener divisas.

Este contexto de encarecimiento de los fertilizantes planteó desafíos importantes, especialmente para algunos cultivos y zonas de producción más dependientes de la aplicación de nutrientes. Los costos de producción se ven afectados, lo que podría traducirse en una disminución en la aplicación de estos insumos, comprometiendo la sostenibilidad ambiental y limitando las apuestas productivas más ambiciosas, adviertieron los expertos.

En segundo lugar en el ranking inflacionario sectorial se encuentra la maquinaria agrícola, con un aumento del 163% en el período analizado. Esta inflación supera no solo a la registrada en los granos sino también a otros productos como la hacienda bovina, la leche cruda y los cerdos. Cabe destacar que la inflación general se sitúa en un 138%, y el aumento del tipo de cambio oficial ronda el 144%, lo que significa que la maquinaria también supera estos indicadores.

Por último, los precios de los alimentos balanceados experimentaron un crecimiento por encima de todos los productos agropecuarios, la inflación general, el gasoil y otros insumos del agro. Este encarecimiento no resulta positivo para sistemas de producción intensiva de animales y derivados, como las granjas de cerdos, los tambos de leche cruda o los establecimientos de engorde de bovinos a corral, actividades que dependen significativamente de estos insumos, destacó el informe.

Finalmente, Garzón y Artusso evaluaron que “dos de los tres granos analizados (trigo y maíz) se han abaratado en términos relativos a muchos productos de la economía, incluidos insumos como fertilizantes, insecticidas y equipos de producción (maquinarias), y también han perdido poder de compra en términos de aquellos bienes y servicios que se necesitan para vivir (costo de vida, tasa de inflación general)”.

Además, explicaron que “la oleaginosa se ubica en una situación intermedia. El poder de compra de la soja también se ha reducido contra otros productos, caso de maquinaria y fertilizantes”.

En este articulo