La ley ómnibus que Javier Milei envió al Congreso incluye una suba en las retenciones al campo

36

El presidente Javier Milei envió este miércoles, al Congreso Nacional, un proyecto de ley ómnibus, que incluye la suba de las retenciones a las exportaciones al 15%, pero exceptúa a algunas actividades agropecuarias, así como se acordó días atrás con las cuatro entidades de la mesa de enlace (CRA, SRA, FAA y Coninagro).

La iniciativa además establece que el Ejecutivo podrá modificar las alícuotas, sin necesidad de pasar por el parlamento, hasta el final del mandato de Milei, a los efectos de “garantizar la sostenibilidad fiscal”. Sin embargo, no podrán superar, en ningún caso. el 15%.

“Las facultades a las que se refiere este artículo sólo podrán ser ejercidas previo informe técnico, debidamente fundado, del Ministerio de Economía. El Poder Ejecutivo nacional podrá ejercer estas facultades hasta el 9 de diciembre de 2027, inclusive”, señala el texto.

“Fíjese en 15% la alícuota del derecho de exportación para todas aquellas mercaderías comprendidas en las posiciones arancelarias de la Nomenclatura Común del Mercosur (N.C.M.) que actualmente no estuvieran gravadas con derechos de exportación”, señala la Sección VI de la ley ómnibus dedicada a los derechos de exportación (DEX).

De todas maneras, como lo había acordado el secretario de Agricultura, Fernando Vilella, con la mesa de enlace y el Consejo Agroindustrial, hay 18 economías que quedaron excluidas de la suba y directamente no pagarán el impuesto: olivícola, arrocero, cueros bovinos, lácteo, frutícola, hortícola, porotos, lentejas, arveja, papa, ajo, garbanzos, miel, azúcar, yerba mate, té, equinos y lana.

En tanto, pagarán un 8% de retenciones, en lugar del 15%, todas las mercaderías correspondientes al complejo vitivinícola.

La sorpresa llegó por el lado del sector limonero. El aceite esencial del limón, que representa un 35% de las exportaciones del complejo, tributará un 8% y no 15%, pese a que en un principio se había excluido expresamente al limón de la excepción que se dispuso para la actividad frutícola.

En tanto, pese a las críticas de los exportadores, se subirán la alícuota a los derivados de la soja (harina y aceite) al 33%, lo que lo equipara con el poroto y se elimina el diferencial del 2% que había en beneficio de los productos industrializados.

Según los precios actuales, con el incremento de estos dos puntos porcentuales, del 31% al 33%, se recaudará unos US$ 400 millones y según Vilella había explicado durante la semana pasada, “compensa en parte el costo que tendría reducir a cero” los sectores que seguirán sin pagar retenciones.

La decisión de subir las retenciones al campo se da en medio de una cosecha que presenta un panorama más alentador tras las últimas lluvias que se dieron en gran parte de la región agrícola.

De acuerdo a un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), se espera para 2024 una cosecha de 137 millones de toneladas, la segunda mayor de la historia, e ingresos por más de US$ 35.000 millones, un 40% más que este año.

Asimismo, el proyecto describe que se mantendrán los derechos de exportación vigentes para los hidrocarburos y la minería.

Pero aclara que “se delega en el Poder Ejecutivo Nacional la facultad de incrementar, a los efectos de garantizar la sostenibilidad fiscal, las alícuotas de los derechos de exportación”, sin embargo, “dichas alícuotas no podrán superar en ningún caso el 15%”.