Avances en Investigación del INTA sobre beneficios de cultivos de cobertura en Santiago

68

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) en Santiago del Estero intensifica sus esfuerzos en la investigación sobre los beneficios de los cultivos de cobertura, centrándose especialmente en el impacto de la vicia como antecesor del cultivo de algodón. El objetivo es proporcionar recomendaciones precisas para maximizar los beneficios ya demostrados, como el ahorro de fertilizantes y mejoras en la sustentabilidad de los sistemas productivos.

Esta investigación se lleva a cabo en el sitio demostrador de cultivos de servicio de vicia villosa, ubicado en el lote del productor Juan Pato en Puesto del Medio, departamento Banda. Un equipo multidisciplinario del INTA Santiago, compuesto por la Ing. Sandra Marisol Coronel, la Ing. Andrea Avalos, el Ing. Néstor Gómez, el Ing. Patricio Savino y el Lic. Abel Azar, se encarga de coordinar este proyecto.

La incorporación de cultivos de cobertura en secuencias agrícolas ha demostrado aportar carbono y cobertura al suelo, evitando procesos erosivos y mejorando aspectos como la competencia con malezas, la amortiguación de los cambios de temperatura del suelo, la eficiencia del barbecho y la disminución del lavado de nutrientes móviles.

Resultados preliminares indican que los tratamientos con vicia, sembrada a mediados de septiembre, han mostrado incrementos significativos en el nitrógeno más lábil, como el nitrato, en comparación con el barbecho químico. Esto se traduce en un aumento de más de 146 kg por hectárea de nitrógeno disponible para el siguiente cultivo, en este caso, el algodón. Este incremento equivaldría a aproximadamente seis bolsas de urea por hectárea.

El equipo multidisciplinario del INTA continúa profundizando en esta línea de investigación con el objetivo de proporcionar recomendaciones específicas para los productores sobre el manejo de cultivos de cobertura. Se destaca que estas indicaciones variarán según los objetivos perseguidos en los sistemas de producción. La implementación de estos cultivos no solo representaría un ahorro significativo en el uso de fertilizantes durante el ciclo del cultivo de algodón, sino que también promovería mejoras sustanciales en la sustentabilidad de los sistemas productivos agrícolas.

En este articulo