Dos muertos y graves daños de infraestructura por fuertes temporales en cinco provincias

216

Entre Ríos y Santa Fe sufrieron las más graves consecuencias del temporal con perdidas de cultivos en localidades enteras, voladuras de techos de viviendas y escuelas, evacuaciones de algunas familias y cortes de energía eléctrica generalizados.

En Salta, un hombre murió al ser arrastrado por la fuerte correntada de un canal, en un barrio de la zona sur de la capital provincial al que se arrojó para tratar de rescatar a un perro, en momentos en que se desataba una fuerte lluvia, que además provocó anegamiento de calles, caídas de árboles y otros inconvenientes.

Fuentes policiales informaron que el hombre de unos 50 años, y que aún no fue identificado, iba a bordo de un vehículo cuando observó a un perro que era arrastrado por el agua del canal que está sobre la avenida Roberto Romero, del barrio Intersindical, por lo que detuvo su marcha.

La víctima se bajó del automóvil y se arrojó al caudaloso canal, que por la lluvia estaba colmado de agua, con intenciones de rescatar al animal, pero lamentablemente él también fue arrastrado, en medio del fuerte temporal.

El cadáver fue hallado a varios kilómetros del lugar, sobre la ruta provincial 26, a la altura del acceso al barrio Apolinario Saravia.
En Tucumán, un niño de cinco años murió cuando un árbol cayó sobre la camioneta en la que viajaba junto a un adulto que está hospitalizado, en medio de una tormenta que afectó gran parte de Tucumán.

La camioneta circulaba por Solano Vera al 1000, en Yerba Buena, ciudad ubicada en el límite oeste con la capital tucumana, cuando un viejo árbol cayó sobre el vehículo y provocó la muerte de Gustavo Guerrero, de cinco años.

Por su parte, Martín Cancino, quien conducía el vehículo, fue trasladado de urgencia a un centro asistencial con traumatismos en diferentes partes de cuerpo.

La fuerte tormenta, acompañada de ráfagas de viento de entre 40 y 80 kilómetros y granizo causó severos daños en las localidades santafesinas de Humboldt, Pilar y Santa Rosa de Calchines, cerca de la capital provincial, las que perdieron buena parte de sus cosechas.

El granizo y el viento también provocaron voladuras de techo y roturas de vidrios en los ejidos urbanos de esas localidades, indicaron a Télam sus presidentes comunales pero las consecuencias más importantes se registraron en la zona rural.

Diulio Rohrmann, presidente comunal de Humboldt, explicó que el distrito posee 24.000 hectáreas productivas de las cuales “un tercio fue tocado por la piedra” y provocó la pérdida de los sembrados.

“Por lo que pudimos delimitar, hay ocho mil hectáreas afectadas en Humboldt, en Pilar tuvo la misma consecuencia, así que hay que sumarle otro tanto”, dijo el presidente comunal.

Agregó que en su localidad el granizo “no estuvo acompañado de viento” por lo que los daños fueron menores en el ejido urbano, a diferencia de Pilar donde hubo “mucho viento y voladuras de techos”, explicó.

Una de esas voladuras se produjo en la Escuela 332 de Pilar, localidad ubicada sobre la ruta provincial 10, donde según Rohrmann, anoche cayó el techo de un patio cubierto “por el peso de la piedra que se había acumulado arriba”, aunque no causó heridos por la ausencia de alumnos a consecuencia del paro docente que se registró ayer en Santa Fe.

En Entre Ríos el temporal causó cortes de electricidad en varias ciudades, la evacuación de familias, el derrumbe de viviendas, voladuras de techos, rotura de vidrios y la caída de árboles y postes de energía eléctrica y teléfono.

En Santa Elena dos escuelas sufrieron voladuras de techos, y la poblaciones de Hernandarias y Piedras Blancas quedaron sin luz por varias horas.

En tanto Federación, Chajarí y Federal también sufrieron importantes daños a causa de la lluvia torrencial, los fuertes vientos y el granizo.

Una de las ciudades más afectadas es Santa Elena, donde fueron evacuadas varias familias porque sus casas se derrumbaron o se quedaron sin techo en la zona del Barrio Hipódromo, por lo que fueron trasladadas a la escuela secundaria “Manuel Belgrano”, que suspendió las clases.

En Paraje Quebracho, a 15 kilómetros de Santa Elena, la escuela Nº 48 “Carlos María Onetti” y la Escuela Agrotécnica “sufrieron la la rotura de vidrios y quedaron sin techo”, señalaron desde Defensa Civil, provocando “la pérdida de importante documentación escolar”.

En tanto, en el Chaco, el fenómeno meteorológico afectó principalmente a Charata, ciudad ubicada 270 kilómetros al suroeste de la capital provincial con caída de postes del servicio de energía eléctrica y de árboles, así como roturas de vidrieras y voladuras de carteles.

La lluvia fue de entre 35 y 50 milímetros, según las zonas, indicó un funcionario municipal que contó que las autoridades evalúan los daños producidos y que se ayuda a las familias afectadas.

Producción Corresponsalías de Santa Fe, Chaco, Entre Ríos, Tucumán y Salta

En este articulo