España vota una suba del impuesto a ingresos extraordinarios de la banca

43

El Congreso de los Diputados de España debatirá y votará el martes un proyecto de ley de Podemos, para llevar del 4,8% al 10% el impuesto sobre los beneficios extraordinarios de la banca, imponiendo además el pago de un 75% de lo que hubieran subido esos beneficios por encima del 5% respecto del ejercicio precedente.

La iniciativa, presentada el 16 de febrero último por la secretaria general y diputada de Podemos Ione Belarra, modifica la ley 38/2022 para la fijación de gravámenes temporales energético y de entidades de crédito y establecimientos financieros de crédito, en virtud de la cual se dispuso el impuesto temporal de solidaridad sobre las grandes fortunas.

En los fundamentos de la propuesta se mencionan los beneficios “extraordinarios” que está recibiendo el sector bancario por la política de subas de tasa de interés dispuesta por el Banco Central Europeo para luchar contra la inflación, pero que no fue trasladada de la misma forma a la rentabilidad de los depósitos, de manera tal que “se lucra sin la necesidad de realizar una actividad de más alto riesgo, como es la concesión de crédito para actividades productivas a largo plazo”, agrega el texto.
Gravamen

Para Podemos, el 4,8% establecido como gravamen temporal a la banca “se vuelve una medida insuficiente para redistribuir las ganancias de la gran banca para toda la población y cubrir sus necesidades básicas”, y pone como ejemplo que “con los 1.200 millones de euros recaudados del impuesto a la banca en el año 2023 harían falta 50 años para recuperar los 60.000 millones del rescate”.

Por eso, el artículo 2.4 de la ley que estableció el gravamen temporal a la banca y las energéticas se modificaría para llevar el porcentaje de cobro del impuesto del actual 4,8% al 10 por ciento.

Además, la iniciativa busca incorporar un nuevo tributo del 75% sobre los resultados extraordinarios que “superen un 5% de la misma suma correspondiente al primer semestre de 2022, sin que la cuantía abonar pueda resultar inferior, en ningún caso, al 50% del beneficio bruto obtenido en el periodo de referencia”.

Destino

Los recursos obtenidos con el nuevo diseño del gravamen a la banca, y también con el impuesto energético y a las grandes fortunas (se aprobaron los tres a la vez) serían destinados a un fondo extraordinario para la construcción de vivienda pública.

Esas casas se destinarían al alquiler social temporal y de emergencia en zonas con serio déficit habitacional, para aquellas personas vulnerables que estén en lista de espera para el acceso a una vivienda de protección oficial.

Podemos ya defendió con anterioridad la idea de reforzar el impuesto a la banca porque lo consideraba “migajas” en comparación con los beneficios que las entidades financieras españolas obtuvieron en 2023.

En este articulo