Investigadores de la UNSE crearon un detector de arsénico para erradicar la contaminación del agua

81

Un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de Santiago del Estero (UNSE) ha dado un paso significativo en la lucha contra la contaminación del agua al desarrollar un dispositivo portátil capaz de detectar arsénico en fuentes de agua. Este novedoso detector utiliza la corriente eléctrica como señal analítica, ofreciendo una solución sencilla, transportable y altamente precisa para abordar uno de los problemas crónicos en varias zonas de Argentina.

Se estima que entre dos y cuatro millones de personas en Argentina están expuestas al arsénico en sus fuentes de agua, un contaminante natural cuya ingestión prolongada puede tener graves consecuencias para la salud, incluyendo el desarrollo de enfermedades como el hidroarsenicismo crónico regional endémico (Hacre), que en sus etapas avanzadas puede derivar en cáncer de piel u otros órganos.

Este problema afecta en gran medida a la llanura chaco-pampeana de Argentina, que abarca provincias como Chaco, Santiago del Estero, Córdoba, Tucumán y Buenos Aires. La situación se agrava en aquellos lugares donde no existe acceso a agua potable ni métodos de medición confiables para determinar si el agua es segura para el consumo humano.

La investigadora del Conicet, Verónica Paz Zanini, lidera este proyecto y ha destacado que el equipo ha estudiado, calibrado y validado el método de detección en parajes como Buey Muerto y La Aurora, en Santiago del Estero. Los resultados arrojaron un impresionante nivel de precisión, con una coincidencia del 95% con los valores obtenidos mediante métodos de referencia.

Para desarrollar este dispositivo, se realizaron modificaciones en electrodos de cinta de grafito mediante plataformas nanoestructuradas, compuestas principalmente de nanopartículas de oro (AuNP). Zanini explicó que “el electrodo de cinta de grafito es similar a las tiras reactivas utilizadas en pruebas de glucosa. Sobre este electrodo se aplica un polímero tipo goma, sobre el cual se depositan nanopartículas de oro capaces de absorber el arsénico”.

Este avance tecnológico permitiría llevar a cabo controles permanentes en pozos de agua de una manera sencilla y transportable, brindando resultados más precisos que los métodos tradicionales, como las tiras reactivas. Zanini mencionó que el dispositivo es altamente transportable, similar a tres discos duros apilados, y actualmente se conecta a una computadora para analizar los resultados. En una etapa posterior, se busca financiamiento para conectar el dispositivo a teléfonos celulares, lo que facilitaría aún más su uso y su implementación en áreas remotas.

El avance científico representa una esperanza en la lucha contra la contaminación del agua por arsénico en Argentina y, potencialmente, en otras regiones afectadas por este problema en todo el mundo. Con un método de detección preciso y fácil de usar, se abre la puerta a un acceso más seguro al agua potable y a una mejora significativa en la salud de las comunidades afectadas por esta crisis.

En este articulo