Desde CAME advierten que “la devaluación provocará un cambio sustancial en los precios relativos de la economía”

25

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) aplaude la decisión del Gobierno nacional de fijar como meta el déficit cero, reconociendo que el déficit estructural de las cuentas públicas ha sido una de las causas fundamentales del persistente proceso inflacionario que afecta al país desde hace muchos años.

CAME, representante de centenas de miles de pequeñas y medianas empresas (pymes) que constituyen el pilar de la generación de riqueza en Argentina, destaca que el sector ha enfrentado décadas de limitado acceso al crédito, dependiendo en gran medida de la reinversión de excedentes como única fuente de financiamiento. Este enfoque implica un compromiso con la sostenibilidad económica, evitando gastar más de lo generado, una práctica que las pymes han adoptado de manera ejemplar.

Para las pymes, la supervivencia en un entorno de tasas inflacionarias de dos dígitos mensuales ha sido sumamente compleja. Sin capacidad de influir en la formación de precios y enfrentando la incertidumbre sobre la reposición de productos, muchos empresarios del sector se han visto afectados en términos económicos y financieros.

Las medidas presentadas por el Ministro de Economía, Luis Caputo, en su reciente intervención pública son recibidas con sensibilidad extrema por parte de las pymes agrupadas en CAME. La devaluación, junto con la reducción de subsidios y los recortes en inversión en infraestructura, impactarán significativamente en el poder adquisitivo de la ciudadanía. Dado que las pymes operan principalmente en el mercado interno, estas medidas tendrán un efecto directo en la actividad económica, poniendo en riesgo la viabilidad financiera de numerosas empresas.

CAME subraya la importancia del sector pyme, no solo como motor fundamental de la economía, sino también como el principal generador de empleo privado formal en el país.

En un gesto de colaboración, CAME se pone a disposición del Gobierno nacional para participar activamente en el diseño de políticas públicas que permitan alcanzar el loable objetivo del déficit cero. La colaboración mutua es esencial para mantener en marcha el motor más relevante de la economía argentina: las pequeñas y medianas empresas.