El campo propone la eliminación de las retenciones para aumentar la generación de empleo

77

La Confederación Rural Argentina (CRA) defiende la eliminación de los impuestos distorsivos como la mejor opción para aumentar los ingresos de divisas. Destacan la importancia de tener una visión integral.

En medio de las propuestas de los precandidatos presidenciales de cara a las elecciones, los derechos de exportación (DEX) sobre productos agrícolas se han convertido en un tema central. Mientras se plantea la eliminación para lácteos y economías regionales, existe debate sobre otros granos y carnes. En este contexto, la Confederación Rural Argentina (CRA) sostiene que la eliminación total de las retenciones es la mejor opción para el país, tanto para los productores como para la economía en general.

Según la CRA, “las retenciones son consideradas impuestos distorsivos, ya que reducen las inversiones, el empleo y las divisas de exportación. Además, son injustas y discriminatorias, ya que gravan de manera desproporcionada al sector agropecuario y a las economías regionales en comparación con otros sectores productivos”.

Un claro ejemplo del impacto positivo de eliminar los DEX se observa en el sector del trigo, donde se ha registrado un significativo aumento en la superficie sembrada, mejorando la rotación de cultivos y la sustentabilidad del suelo. Este crecimiento en la producción de trigo ha generado empleo, ingreso de divisas y seguridad alimentaria para todos los argentinos. Estos resultados demuestran que el crecimiento y la exportación son fundamentales para superar la actual crisis económica y social, destacaron.

La CRA no es la única entidad que defiende la eliminación de las retenciones, ya que existen varios proyectos de ley en el Congreso Nacional que proponen esta medida. Sin embargo, en los últimos cuatro años, estos proyectos no han sido tratados.

En cuanto al gasto público nacional de capital, principalmente en obras públicas, representa el 2.6% del PIB. Desde la CRA afirman que se podría pasar a esquemas de mayor participación directa del sector privado nacional y extranjero en la construcción de obras públicas, enfoque mixto que permitiría reducir este gasto.

Los DEX totales equivalen al 2.1% del PIB, por lo que aquellos que aspiran a dirigir los destinos de Argentina en los próximos años deben abandonar la receta de equilibrar las cuentas fiscales mediante el aumento de la presión impositiva. Durante más de 20 años de aplicación ininterrumpida de los DEX, no ha habido justificación social o económica para su existencia, y mucho menos para su continuidad en el futuro.

En este escenario, se destaca la necesidad de modificar la implementación del gasto en obras públicas y revisar los subsidios económicos como posibles salidas fiscales. Además, el gasto público nacional en energía y transporte representa el 2.9% del PIB, por lo que se sugiere pensar en un esquema gradual de ajuste de tarifas para evitar afectar a gran parte de la población, especialmente a aquellos que se encuentran en situación de pobreza.

En resumen, la CRA sostiene que es fundamental cambiar la visión sobre los impuestos a las exportaciones y priorizar el desarrollo productivo del país. Mientras que otros países vecinos continúan creciendo, Argentina debe abandonar medidas fallidas y buscar soluciones que impulsen la producción y el desarrollo sostenible.

En este articulo