El INTA Santiago presentó una publicación sobre bioestimulantes en cebolla

48

La Ing. Agr. Yesica Noemí Gramajo Domínguez, del Grupo de Investigación en Producción Vegetal del INTA Santiago del Estero, presentó un detallado informe sobre el uso de “Bioestimulantes en cebolla y su efecto en el rendimiento y en la calidad”.

El uso de bioestimulantes se da ante la creciente preocupación por el impacto negativo de la agricultura moderna sobre el medio ambiente y la salud del consumidor, sumado al contundente rechazo del consumidor a los alimentos con trazas de agroquímicos de síntesis. Esto incentiva a un número creciente de agricultores hacia la “agricultura orgánica o sustentable”, por ser ésta más saludable e inocua, tanto para los consumidores como para el medio ambiente.

Como una alternativa a este problema, se propone el uso de productos de origen biológico, o sea, productos capaces de fertilizar y controlar las plagas además de disminuir los riesgos de contaminación.

Un bioestimulante es una sustancia natural, sintética o un microorganismo diseñado para ser aplicado, solo o en mezcla, sobre plantas, semillas o raíces con el objetivo de mejorar su crecimiento, desarrollo y producción, estimulando procesos biológicos y, por lo tanto, favoreciendo la disponibilidad de nutrientes y optimizando su absorción e incrementando la tolerancia a estreses bióticos y abióticos.

Este trabajo determinó los efectos positivos de distintos bioestimulantes aplicados en el cultivo de cebolla, en las dos variables estudiadas: diámetro del bulbo y rendimiento total.

En este articulo