España se convierte en uno de los principales productores ecológicos por superficie del mundo

63

Si bien no es uno de los países europeos con mayor consumo ecológico, a pesar de la tendencia creciente que experimenta, encabeza los ránkings en torno a la producción de este tipo de productos , ocupando el 7º puesto a nivel mundial.

Según un reciente informe de Ecovalia, la asociación profesional española de la producción ecológica, “el consumo ecológico alcanzó los 2.856 M€ en el año 2022 en España, frente a los 2.752 M€ registrados en el año 2021”. Un dato que refleja el interés cada vez mayor de los consumidores por este tipo de productos con un claro componente sostenible. De hecho, cada habitante gastó en ellos de media 60 euros al año, una cifra inferior a otros países del entorno, como Francia, pero que reafirma que estamos ante una tendencia imparable.

Donde España sí que lidera los ránkings a nivel mundial es en producción ecológica, tal y como confirma el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Con 2.635.442 hectáreas dedicadas a este tipo de producción, lo que representa más de un 10% de la superficie agraria útil (SAU), España se corona como “uno de los principales productores ecológicos por superficie de la Unión Europea (UE) y del mundo”, ocupando concretamente el 7º puesto a nivel global.

Uno de estos productores ecológicos nacionales es la empresa La Espelta y la Sal, dedicada al cultivo ecológico de espelta y trigos antiguos en la provincia de Guadalajara. Con un modelo que apuesta fuertemente por la economía circular, su CEO y fundador de la compañía, Carlos Moreno, tiene claro que quiere “seguir evolucionando aún más en el terreno de la agricultura ecológica, incorporando técnicas agrícolas como la siembra de cobertura, la agricultura regenerativa… todo ello con la idea de reducir las emisiones a lo mínimo posible y conseguir un modelo aún más sostenible”.

Para conseguir este importante objetivo, Moreno ha querido mantener una charla con Josep Roca, sumiller y copropietario de El Celler de Can Roca, un referente a nivel mundial no solo por su calidad culinaria, sino también por su gran apuesta por la sostenibilidad. Un encuentro que ha sido posible gracias a Compartiendo Conocimiento, el proyecto creado por BBVA que acompaña a pymes y autónomos en sus decisiones empresariales, proporcionándoles conocimientos e inspiración de la mano de grandes expertos.

No hay duda de que las empresas del sector agroalimentario están introduciendo muchas medidas para lograr unas prácticas agrícolas cada vez más sostenibles, que ayuden a preservar la biodiversidad del suelo e impidansu degradación, como por ejemplo con la puesta en marcha de la ganadería extensiva o la no utilización de plaguicidas ni fertilizantes de orígenes químicos en los cultivos. Pero también están buscando soluciones para conseguir ser más sostenibles en su propio modelo como compañía, fomentando la economía circular, la reutilización y reciclaje de residuos, el uso eficiente de sus recursos hídricos o el autoabasteciiento con energías limpias.

Según el Ministerio, el número de operadores en el sector ecológico ha aumentado un 16 %, alcanzando casi los 60.000 productores a nivel nacional, siendo las empresas de producción agrícola (86%) las más representativas, frente aquellas de producción animal (14%). Y aunque también ha aumentado el consumo y la superficie dedicada al mismo, está claro que, para alcanzar los objetivos del Pacto Verde Europeo previstos para 2030, España deberá seguir haciendo esfuerzos en esta misma línea con la determinación de conseguir que este importante sector de la economía lidere la sostenibilidad a todos los niveles.

En este articulo