La emisión monetaria superó en 150% el límite del FMI para cubrir el déficit

22

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) volvió a encender la maquinita para girar al Tesoro $250.000 millones en concepto de Transferencias de Utilidades y sumará presión adicional a la inflación. Así, superó hasta agosto en casi 150% el límite establecido por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para todo el año. Los últimos fondos transferidos ya fueron utilizados prácticamente en su totalidad para financiar un déficit fiscal que evoluciona por encima de la meta que se reafirmó con el organismo hace menos de dos semanas.

El jefe de research de Romano Group, Salvador Vitelli, destacó que el viernes de la semana pasada la autoridad monetaria le transfirió utilidades al Tesoro por $250.000 millones, que se destinaron para cubrir el rojo de las cuentas públicas, los cuales se sumaron a los $150.000 millones de mediados de julio por el mismo concepto. Según señaló, el acumulado asciende a $400.000 millones y queda la posibilidad de girar unos $270.000 millones en lo que resta de 2023.

En ese sentido, Vitelli destacó que la asistencia monetaria directa sumando los Adelantos Transitorios acumuló $2,2 billones hasta la semana pasada mientras que la meta con el FMI era de $880.000 millones para todo 2023. “Se excedió ese target en un 149%”, afirmó el economista.

La aceleración de la emisión durante julio y agosto está directamente relacionada con el impacto de la sequía en la recaudación. En definitiva, la maquinita sirve para financiar un déficit fiscal primario mucho más elevado al que estaba previsto en el acuerdo con el Fondo para esta época del año: el rojo acumuló hasta el primer semestre $1,27 billones cuando el tope era de $1,18 billones.

De hecho, la dinámica de los últimos dos meses va en contra de lo que consignó hace dos semanas el comunicado del organismo en el que se anunció el staff level agreement. El texto afirmaba que sostener la meta de déficit fiscal primario en 1,9% del PBI para todo el año “no supone una dependencia adicional del financiamiento monetario directo”. Sí hubo luz verde para intervenir en el mercado secundario de bonos, en donde el BCRA compra títulos de la deuda en pesos para que los inversores vuelvan a ingresar a las licitaciones.

Desde Portfolio Personal Inversiones (PPI) indicaron que el último giro de utilidades refuerza la idea de un deterioro fiscal marcado porque este lunes los depósitos del Gobierno en el BCRA sólo subieron $8.306 millones, es decir, casi la totalidad de los $250.000 millones se destinaron a gasto inmediatamente.

“Respecto a la capacidad de seguir proveyendo financiamiento monetario directo, estimamos que el BCRA tiene un remanente de Utilidades de $270.000 millones y de Adelantos Transitorios de $660.000 millones (estos últimos se retroalimentan de la nominalidad y seguirán subiendo)”, señaló PPI.

En este articulo