Las lluvias del fin de semana superaron las expectativas y trajeron alivio para el trigo y el maíz

31

Las recientes lluvias sobre la región agrícola núcleo fluctuaron entra los 30 y 100 milímetros (mm) y trajeron “alivio” al cultivo de trigo y permitirán comenzar con la siembra de maíz temprano en la zona, indicó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

De esta manera, el área comprendida entre el norte de Buenos Aires y centro-sur de Córdoba “trajeron un alivio significativo a los productores de la región, reavivando las esperanzas de una exitosa temporada de cultivo”, indicó el jefe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la BCR, Cristián Russo.

Así, “una gran parte de la región recibió entre 30 y 100 milímetros de lluvia” y si bien “no llovió lo suficiente en el centro de Santa Fe, así como el noroeste de Buenos Aires, en general, las lluvias superaron las expectativas”, dijo Russo.

Según datos de la entidad bursátil, en la localidad santafesina de Bigand se registró la caída de 110 mm, mientras que en Pergamino (Buenos Aires) llovió un total 84 mm y en Monte Buey (Córdoba) 76 mm.

“Estas lluvias son especialmente bienvenidas para el trigo, ya que encienden la posibilidad de una excelente cosecha y la oportunidad de sembrar maíz temprano. Anteriormente, la sequía había generado preocupación entre los productores, con un déficit de precipitaciones del 80% en agosto”, planteó Russo.

Días atrás, un informe del GEA afirmaba la necesidad “crítica” de que la región reciba 30 mm de lluvia para garantizar el éxito de la temporada de cultivo, “cantidad esencial tanto para el trigo como para la siembra de maíz, programada para septiembre”.

“Aunque lo ideal sería más de 50 mm a principios de septiembre, los productores están dispuestos a sembrar incluso con 30 mm, anticipando una mejora en las condiciones climáticas debido al fenómeno de El Niño”, aseveró Russo.

Por último, el especialista adelantó que “los pronósticos son alentadores, ya que se esperan más lluvias durante la próxima semana (miércoles y jueves se prevé inestabilidad) concentrándose en la franja este de la Región Núcleo. Esto ofrece un respiro crucial para los productores que esperan con ansias una temporada de cultivo exitosa y un alivio en la presión financiera del sector”.

En este articulo