Multinacionales piensan en dejar China y relocalizar instalaciones

45

Más del 40% de las empresas multinacionales encuestadas por el Banco Central Europeo prevén trasladar su producción a países políticamente más favorables en los próximos años, debido a las preocupaciones por el riesgo relacionado con China.

Así lo evidencia una encuesta realizada por el BCE entre 65 empresas muy grandes con presencia mundial, y el 49% de ellas afirmó estar considerando la posibilidad de acercar la producción a la sede de la compañía.

En total, el 42% quería acercar algunas operaciones o trasladarlas a lugares con mejores condiciones.

Esto debido a que la pandemia y la guerra en Ucrania alteraron las cadenas de valor, por lo cual las empresas vienen discutiendo la posibilidad de trasladar sus centros de producción ubicados en territorio chino.

Riesgoso

“En cuanto a los países que suponen —o podrían suponer— un riesgo para las cadenas de suministro de su sector en general, dos tercios de todos los encuestados citaron a China”, señaló el BCE en un artículo del Boletín Económico.

Más de la mitad de las empresas encuestadas se abastecían de materiales críticos procedentes de un país específico o de un pequeño número de países, y casi todas afirmaron que estos suministros se enfrentaban ahora a un riesgo elevado.

“Una gran mayoría de ellas identificó a China como ese país, o uno de esos países, y todas lo consideraron un riesgo elevado”, añade la entidad.
Impacto

Mover las operaciones a países cercanos ya era una tendencia en los últimos años, pero hacerlo para trasladarlas a lugares con mejores condiciones es un fenómeno nuevo, ya que solo el 11% afirmó haber seguido ya una estrategia de este tipo en los últimos cinco años.

Es probable que la UE sea la gran perdedora de estos movimientos empresariales, ya que el número de empresas que desean trasladar su producción fuera del bloque sigue siendo mayor que el de las que lo hacen dentro, lo que podría tener un impacto “significativo” en el empleo.

Los movimientos también podrían alimentar la inflación, ya que cerca de la mitad de las empresas dijeron que esperaban que los cambios se tradujeran en un aumento de los precios, añade el documento.

En este articulo