Bolivia asegura tener la mayor reserva mundial de litio

83

El presidente Luis Arce anunció con satisfacción que las reservas de litio en Bolivia son aún más grandes de lo esperado. Según las últimas estimaciones, el país cuenta ahora con una cantidad impresionante de 23 millones de toneladas de litio, superando así la cifra anterior de 21 millones de toneladas. Este importante hallazgo coloca a Bolivia en la posición líder a nivel mundial en cuanto a disponibilidad potencial de este valioso mineral.

La cuantificación de estas nuevas reservas se llevó a cabo mediante exploraciones realizadas en el Yacimiento de Litio Bolivianos (YLB), especialmente en los salares de Coipasa, Pastos Grandes y Uyuni, ubicados en el departamento de Oruro. Para lograrlo, se perforaron un total de 66 pozos, 46 de ellos en Coipasa y 20 en Pastos Grandes.

El presidente Arce subrayó la importancia de gestionar de manera inteligente esta valiosa reserva y destacó el interés mostrado por varios países europeos en participar en el proceso de industrialización del litio. Este hecho, de concretarse, podría suponer un significativo desarrollo y crecimiento económico para el pueblo boliviano.

En relación al proceso de industrialización del litio, Bolivia ha forjado acuerdos de inversión con empresas chinas y rusas, incluyendo a CBC (Catl Brunp & Cmoc), Corporación Citic Guoan y la rusa Uranium One Group, perteneciente a la Corporación Rosatom. Se prevé una inversión de 2.800 millones de dólares para la construcción de una planta de extracción directa de litio, en colaboración con el consorcio chino CBC.

Es relevante mencionar que la región conocida como el “Triángulo del Litio”, compuesta por territorios de Bolivia, Chile y Argentina, se considera una de las áreas más ricas en reservas de litio, albergando aproximadamente la mitad de las reservas mundiales.

A diferencia de Chile y Argentina, que han optado por asociaciones directas con empresas privadas, Bolivia estableció en 2017 la empresa estatal YLB para gestionar el recurso del litio. Esta estrategia ha permitido al país mantener el control de sus recursos naturales y potenciar su posición como líder en la industria del litio.

El creciente precio del litio, que ha pasado de unos 5.700 dólares por tonelada a fines de 2020 a más de 60.000 dólares por tonelada apenas dos años después, resalta aún más la importancia estratégica de esta reserva tanto para Bolivia como para el resto del mundo. Este mineral juega un papel crucial en la fabricación de baterías para vehículos eléctricos y en otros avances tecnológicos con enfoque en la sostenibilidad.

En este articulo