Con un destacado crecimiento post-pandemia, SALUS Esterilización suma equipamiento de vanguardia

287

SALUS Esterilización, empresa con varios años de trayectoria en Santiago del Estero, con una proyección y actividad sostenida en el Norte Grande y Buenos Aires, reflejó tras la pandemia por coronavirus un notable incremento en su productividad, pero también en su infraestructura y rol social.

La empresa nació hace 11 años en la Madre de Ciudades como una fábrica dedicada al rubro de productos descartables. Siendo pionera en Argentina, cuenta con una central de esterilización propia aprobada por ANMAT que resultó ser un elemento determinante al decretarse la pandemia de coronavirus en 2020.

Y es que si bien los mercados se vieron afectados sensiblemente debido a los confinamientos y cuarentenas que los gobiernos decretaron para frenar el avance del virus, las particularidades de ciertos rubros permitieron un incremento en términos de producción traducidos posteriormente en crecimiento.

En ese contexto, SALUS logró quintuplicar su producción, permitiendo paliar la pandemia y excediendo así el aspecto netamente financiero de la empresa para cumplir un rol social fundamental e insustituible.

Equipos, modernidad y vanguardia

La demanda de productos y la probada efectividad de los mismos, obligaron a SALUS a renovar sus instalaciones.

El volumen de esterilizaciones, entonces, se amplió con la incorporación de una máquina de vapor de 500 litros y un equipo de última generación de óxido de etileno de 1500 litros, únicos en Santiago del Estero.

En este articulo