El 5G se demora y el mercado pide bajar el precio del espectro

40

El Enacom y el Gobierno están en la cuenta regresiva: intentan dar luz verde al 5G pero por el momento encuentran más trabas y se sigue demorando

Un nuevo intento por oficializar el lanzamiento del 5G quedó trunco este miércoles cuando el directorio del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) resolvió pasar la decisión para el próximo lunes.

La demora expresa la falta de definición del ente regulador y coincide con presiones crecientes del mercado, que después de las PASO salió a plantear diferencias con la impronta que quiere imprimirle a la licitación la actual conducción del ente.

La de ayer fue la cuarta suspensión del anuncio en lo que va del mes, tras otras pruebas fallidas el 7, el 15 y el 22 de agosto.

El mando del ente regulador, cuya referencia política es la pata massista de Unión por la Patria, buscará ahora aprobar los pliegos en la próxima reunión convocada, reafirmada en su objetivo de aportar con una medida clave a la extensión de la conectividad en el país y a la reducción de las brechas digitales.

Pero, en forma simultánea, intentará anotarse un punto que considera importante de frente a su objetivo más urgente: el de dar todas las señales de gestión posibles en la cuenta regresiva de las elecciones presidenciales de octubre en las que deberá batir a la fórmula de La Libertad Avanza, que dio el batacazo en las primarias con Javier Milei a la cabeza; y a la candidata de Juntos por el Cambio, Patricia Bullrich.

Con ese mismo objetivo de fondo, pero en un orden de prioridad más importante, el ministro de Economía, Sergio Massa, viajó a los Estados Unidos, donde ayer anunció la llegada de US$ 7.500 millones como resultado de un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). La noticia del 5G podría estar entre las siguientes, pero antes debería sortear una serie de obstáculos por ahora infranqueables.

Desencuentro con elecciones de fondo

La noticia de la nueva suspensión llegó de fuentes del Enacom que participaron de la reunión en la sede del organismo en Perú 103.

En la previa, las autoridades oficialistas del organismo confiaban en una pronta aprobación de la licitación y atribuían las demoras a detalles burocráticos normales en este tipo de procesos regulatorios.

Al profundizar la mirada, aparece el rol de la oposición, a través de los directores que la representan en la conducción del ente regulador, como un factor de diferencia que explica parte del congelamiento del tema.

La semana pasada las autoridades consultadas confiaban en que la licitación se aprobaría el último martes con el apoyo de los directores por la oposición, pero la iniciativa terminó doblemente suspendida y con pronóstico por ahora incierto.

Como fruto del desencuentro se impone seguir esperando, a contramano de las definiciones que espera el oficialismo, y posiblemente en la dirección más conveniente para la oposición al gobierno, todavía competitiva en las elecciones y con posibilidades de conseguir la presidencia en octubre.

Lo que quieren las empresas: liberar espectro y bajar precios

A la oposición política se le suma la oposición de las empresas interesadas en la salida de la licitación de frecuencias para operar con 5G. En los últimos días jugadores del sector privado manifestaron sus expectativas con la regulación y marcaron diferencias con el perfil que le estaría dando el oficialismo.

En foros de debate celebrados después de las PASO, referentes de las empresas reafirmaron su posición favorable a “ordenar y liberar espectro para 5G” como el primero de los desafíos. En esa línea, volvieron a destacar la atribución de espectro que se siguió en Brasil como modelo a seguir en el país.

El argumento de las empresas es que el caso brasileño interpreta el “desafío financiero” que supone la llegada de la nueva tecnología en términos de desarrollo de infraestructura. La quinta generación demandaría, según ese punto de vista, multiplicar por diez los fondos que se necesitaron para el despliegue de infraestructura de 4G.

Para decirlo con toda claridad, la expectativa de las empresas es que el gobierno considere las inversiones que deberá realizar el sector privado y que ofrezca como incentivo una baja considerable en el precio que pretende por el espectro.

Desde Enacom confirmaron a iProfesional que la voluntad del oficialismo es que el espectro cueste US$350 millones por cada 100 Mhz. Esa cantidad es la que las empresas consideran mínima para que el 5G funcione en su plenitud.

Pero la demanda de una rebaja en el precio es clara, como también la advertencia de que, en el caso de que no se produjere el beneficio, las operadoras trasladarán el costo a las tarifas que pagarán los usuarios de los servicios, por ejemplo, de telecomunicaciones, TV paga e Internet.

Las declaraciones confirman que el precio del espectro es uno de las asignaturas que todavía se están discutiendo y, posiblemente, una de las que explique con más claridad la demora de la licitación.

¿El riesgo se justifica?

Para los que conocen el sector en detalle, las posibilidades reales de que este gobierno anuncie la licitación la semana que viene o más adelante se achican cada día que pasa. Especialmente después de las PASO y el impacto que tuvieron en el tablero político y económico local.

El consultor Enrique Carrier, de Carrier y Asociados, señaló varios motivos por lo que no es optimista: el primero, el tiempo que se necesita para empezar a dar el servicio después de la licitación, algo que no se podrá ver durante este gobierno. También apuntó las diferencias crónicas entre el regulador y las empresas, una distancia que se amplificó con la derrota en las PASO y que hace que el Ejecutivo cuente con menos fuerzas para negociar con el mercado.

Por último, analizó el contexto macro como el escenario menos viable por los costos en dólares, la incertidumbre por el tipo de cambio y las limitaciones que impone.

En ese contexto, el gobierno, que tiene que medir cada paso que da para no perder chance electoral, se arriesgaría a una subasta sin éxito que resultaría un nuevo tiro en el pie. El tigre está repleto de manchas pero, ¿se justificará el riesgo?

En este articulo